Pastoral de la Salud


Jesús es el Salvador del mundo.

Vino a regalarnos la salud eterna, pero también se ocupó de la salud corporal.

Su presencia es “sanadora”.

Si leemos el Evangelio enseguida nos encontramos con muchos enfermos a los que Jesús se acerca y les devuelve la salud: leprosos, endemoniados, paralíticos, ciegos, etc. Y a muchos a los que les sana el corazón (por ejemplo: la adúltera y Zaqueo).

Por eso la Iglesia, fundada por Jesús, siempre ha tenido una gran preocupación de acercarse al enfermo y a su entorno y brindarle hospitalidad, sanación, consuelo, esperanza.

Los primeros hospitales los fundó la Iglesia. En este momento la Iglesia gestiona más de 600 leproserías en el mundo, por ejemplo. Si queremos con más precisión saber ¿qué es la Pastoral de la Salud? Le preguntamos al P. Mateo Bautista, un especialista que nos responde:

“Pastoral de la salud es la presencia y acción, en nombre del Señor Jesús el Salvador, de un ministerio de relación de ayuda, específico, entusiasta, encarnado, capacitado, iluminativo, celebrativo, creativo y organizado.

Ministerio llevado a cabo desde la fe, por el anuncio y testimonio de toda la comunidad cristiana (específicamente por el obispo, sacerdote, diácono, religioso/a, ministro de la comunión, agente de pastoral, profesional cristiano de la salud y por el mismo enfermo) apoyándose en los auxilios de gracia divina que son dados en la praxis sacramental, en la escucha de la palabra revelada, en la vida de oración...

Tiene como objeto ofertar salud-salvación: curación, asistencia, liberación, sanación, reconciliación, sentido vital, crecimiento humano y salvación.

Su misión: el encuentro con el enfermo, su familia, con los profesionales de la salud, con las estructuras de salud y con los sanos para potenciar una cultura más humana y cristiana frente al dolor, al sufrimiento, a la discapacidad, a la agonía, a la muerte, al duelo y a la defensa de la vida.”


Referente: MERLO, Mary. - Teléfono: 03404 – 460617