Apostolado de la Oración - AO


El Apostolado de la Oración es una asociación de fieles que extendida por todo el mundo: colabora con la Iglesia en la obra redentora por medio de la Oración diaria, la contribución a la Iglesia y la Eucaristía.

Posee un estatuto que le permite conservar su identidad y participar de una manera más homogénea con una estructura universal y una dirección que se orienta desde Roma junto al Santo Padre que es quien aprueba e indica las intenciones mensuales por la cuál los fieles se unen en oración.

En nuestra Parroquia el AO, fue fundado por el Padre Pedro German, el 6 de Julio de 1934, acompañado por la Señora Catalina Mün de Hang.

En la actualidad, cuenta con 380 socios que son visitados por celadoras para recibir año tras año una contribución que es destinada para colaborar dentro de la parroquia. Los socios asumen la misión de todo el AO.

El AO tiene como fundamento la oración y el ofrecimiento diarios; también la difusión de las hojitas que contienen: las Intenciones de cada mes, las citas bíblicas para cada día y la oración del ofrecimiento diario. Cada año si es posible admite nuevos socios para continuar promoviendo la misión que el Santo Padre pide al mundo entero.

Queremos invitar a que se extienda día a día la práctica de la oración, por medio de una intensa espiritualidad, al Corazón de Jesús, ofreciendo a diario nuestra vida en reparación de los pecados del mundo.

De modo que podamos ejercitar el apostolado no sólo por el testimonio de vida, sino también trayendo a Cristo con sus palabras a nuestros hermanos a una vida más fervorosa.

El Papa Juan Pablo II, dijo lo siguiente:
"La oración nos llama a examinar nuestras conciencias sobre todos los temas que afectan a la humanidad. Nos llama a meditar nuestra responsabilidad personal y colectiva ante el juicio de Dios y a la luz de la solidaridad humana. De aquí que la oración sea capaz de transformar el mundo. Todo se renueva con la oración tanto los individuos como las comunidades. Surgen nuevos objetivos e ideales, la dignidad y la acción cristiana se reafirman.
Las obligaciones de nuestro Bautismo, la Confirmación y las Sagradas órdenes adquieren nueva urgencia. Los horizontes del amor conyugal y de la misión de la familia se extienden ampliamente en la oración..."

(Discurso a los Obispos Americanos de Baltimore. Junio de 1988).



Referentes:
Alcira Riff - Sarmiento 271.
Noemí Zenclussen de Amherd- 03404 460493